viernes, 30 de diciembre de 2011

ESPUMA DE LIMÓN



Este es mi segundo aporte. Se trata de un postre con mucho gusto a abuela, una Espuma de Limón muy dulce. Para aquellos que no son muy dulceros, mi versión contiene mucha menos azúcar. Si son muy golosos, sigan la receta original, la de Blanca Cotta. Ahora digo esto, pero en mi infancia necesitaba de este tipo de postres varias veces al día, jeje

Esta es la versión orginal:

Para 5 porciones individuales, yo usé:
1 cucharadita de gelatina sin sabor
25 cc de agua fría
1 limón grande (ralladura y jugo)
2 yemas de huevo
60 gr. de azúcar común
1 pizca de sal
2 claras de huevo

Preparación:
Remojar la gelatina en el agua.
En una olla poner la ralladura y el jugo de limón, las yemas, la sal y la mitad del azúcar. Mezclar y llevar al fuego, mezclando de forma constante con una cuchara de madera. La preparación debe espesar, sin llegar a hervir.
Incorporar la gelatina hidratada. Retirar y llevar a un bowl.
Hacer un merengue con las claras y el resto del azúcar. Agregar la crema de yemas y mezclar.
En moldes individuales, previamente humedecidos en agua, colocar la preparación. Refrigerar 24 horas antes de consumir (si es que se aguantan, jejeje).
Desmoldar, pasando la base del molde por agua caliente. Y acompañar con frutas y crema chantilly.

Eso es todo, una espuma muy simple y muy rica. No queda nada más que decir salvo que tengan un gran comienzo de año. ¡Felicidades y hasta el año próximo! :o)

jueves, 22 de diciembre de 2011

Arrollado de atún




Ya no falta nada para Navidad. Seguramente que todos debemos estar en la misma situación , corriendo de un lado al otro tratando de terminar con todo a tiempo. En estos días que el calor es agobiante en nuestro país, y nuestras ideas para la mesa navideña son en su mayoría platos fríos los que elaboramos con antelación. 
Hoy comparto con ustedes este arrollado de atún, típico de la mesa navideña argentina. Si siguen las instrucciones de Blanca van a poder disfrutar de un plato delicioso que los va a hacer quedar como unos verdaderos chefs. Como ella bien dice pueden rellenarlo con lo que más les guste y tengan a mano.
Les deseo una muy feliz Nochebuena a todos y un cariño muy especial a todos los que colaboran con este proyecto. 


Pionono

Ingredientes
Huevos, 6
Azúcar, 3 cucharadas
pizca de sal
Harina 0000 (floja), 6 cucharadas panzonas (180 gs)

Preparación

1-     Forre una asadera de 40 por 30 cm aprox. con papel manteca grueso bien enmantecado, pero sin enharinar. (A mí me quedó muy gordo, la próxima usaré una asadera más grande para esta proporción)
2-     Bata los huevos junto con el azúcar hasta llegar a punto letra. Agréguele la harina tamizada sobre el batido , con movimientos envolventes. Vierta en el centro del papel manteca el batido de bizcochuelo y extiéndalo con una espátula, en un espesor parejo.
3-     Cocínelo en horno bien caliente, en el estante más alto, de 5 a 7 minutos o hasta que la superficie se note seca y comience a dorarse. Pruebe pinchándolo con un palillo: si sale sin adherencias… ¡listo!
4-     Retire la placa del horno y levante con ambas manos los extremos del papel. No tenga miedo de que el pionono se caiga pues como no enharinó el papel, se mantendrá adherido a él perfectamente.
5-     Invierta el pionono sobre la mese y tápelo con la asadera donde lo cocinó (después le explico por qué…)
6-     Retire la asadera, presione el papel del pionono con una espátula y despéguelo cuidadosamente. ¿Vio que textura elástica habrá cobrado el pionono al filtrarse en la masa todo el vapor de la cocción? Recién entonces rellénelo, arróllelo… ¡o haga con él lo que quiera!

Arrollado de atún

Ingredientes
Pionono salado, 1 placa.
Atún envasado en aceite, 1 lata grande (400 gramos).
Huevos duros picados, 2.
Pickles picadísimos o alcaparras, 50 gramos.
Morrones al natural picaditos, 1 lata chica.
Aceitunas verdes picaditas, 50 gramos.
Lechuga cortada juliana, 1 taza.
Mayonesa mezclada con partes iguales de crema de leche batida espesa y sazonada con sal, pimienta y jugo de limón, cantidad necesaria.
Todos los chirimbolos que se le ocurran para decorarlo: rodajitas de aceituna rellena, gajitos de tomate, tiritas de morrón, pickles cortados en abanico, etcétera.

Preparación

1-     Despéguele el papel al pionono.
2-     Mezcle el atún desmenuzado con los huevos duros, los pickles (o alcaparras), los morrones y las aceitunas picaditos, el blanco de apio y la juliana de lechuga.
3-     Ligue todo con partes iguales de mayonesa y crema batida espesa. Debe quedar un relleno consistente, pero húmedo (usted me entiende…).
4-     Extienda la pasta sobre la placa de arrollado, en forma pareja.
5-     Enrrolle y traslade a una fuente.
6-     Cómase a escondidas los extremos.
7-     Cubra todo el arrollado con mayonesa y decórelo a gusto con lo que tenga a mano. Rellene los huecos de la fuente con juliana de lechuga, o rodajas de tomate, o ensalada rusa o lo que prefiera.
8-     Manténgalo en la heladera hasta el momento de servirlo.

¡GLUP!



viernes, 16 de diciembre de 2011

milhojas de dulce de leche

Esta vez me toca una entrada adelantada; es una época del año complicada para la cocina, llena de recetas por hacer, el tiempo que no alcanza, las vacaciones...


En mi caso, diciembre es un mes lleno de recetas atrasadas, más allá de las navideñas... tengo pendientes de publicar 3 tortas de cumpleaños! Y esta es una de ellas.
Por eso mi post adelantado, por tener la receta bajo la manga!


El milhojas siempre fue la torta preferida de mi abuelo. En sus 97 cumpleaños, nunca faltó una, o en su defecto, masas de milhojas de El Progreso.


Esta versión de Blanca Cotta, además de ser un manjar, tiene un plus: no es de hojaldre. ¿Milhojas sin hojaldre? En las propias palabras de Blanca: Una imitación... ¡perfecta! Le aseguro que esta versión del hojaldre es tan, pero tan buena, que apenas usted la pruebe dirá conmigo que vale la pena.


Y sí que vale la pena! Es suave, rica, y no les voy a mentir: no es tan fácil y definitivamente no es rápida, pero comparándola con un hojaldre, es un paraíso. En una tarde se acaba el asunto, y la torta está lista para disfrutar esa misma noche o al día siguiente, como hicimos nosotros, que así los sabores se asientan mucho más.


A pesar de que las recetas de Blanca Cotta son prácticamente infalibles, les dejo en cursiva unos detalles que tuve que adaptar.

Milhojas de dulce de leche

La masa
200 gramos de manteca blanda
200 gramos de crema de leche
2 tazas de harina

Glasé
1 clara
125 a 150 gramos de azúcar impalpable (o cantidad necesaria)
Jugo de limón
2 cucharadas de agua
1 cucharada de azúcar

Varios
60 gramos de chocolate
500 gramos de dulce de leche (yo puse capas super finas y use en total, con el borde de la torta y todo 800 gramos)
100 gramos de nueces molidas (acá me paso al revés, me sobraron un montón de nueces molidas, con lo que cuestan! por suerte las voy a aprovechar seguramente para alguna galletita navideña)
Nueces mariposa para decorar

Masa
1. Bata con una cuchara la manteca hasta convertirla en pomada. Agréguele gradualmente la crema, hasta incorporarla en su totalidad.
2. Únale de golpe la harina y mezcla rápidamente. Vuelque la preparación sobre la mesa y amase lo más velozmente que pueda, hasta formar un bollo bien consistente.
3. Dele al bollo forma de cilindro gordo (8 a 10 centímetros de diámetro). Córtelo en rodajas de alrededor de 1 centímetro y medio de espesor (no se olvide de enharinar muy bien el cuchillo cada vez). (Yo corte 9 rodajas, y con los recortes me salieron 2 discos más)
4. Enharine casa rodaja de masa y colóquelas, sin encimar, en una fuente. Estaciónelas en la heladera hasta que tengan consistencia suficiente para ser estiradas.
5. Corte cuadrados de papel manteca. Coloque sobre la mesa un cuadrado de papel y luego enharínelo bien.
6. Retire una porción de masa de la heladera, apóyela en el centro del papel y, con el palote igualmente enharinado, estire cada rodaja dándole forma circular y dejándola finita como papel (tenga en cuenta que de esto depende el éxito del milhojas).
7. Apoye sobre la masa un plato playo invertido y, con un cuchillito que no sea dentado, siga el contorno y corte la masa a su medida. Encime los recortes, sin amasarlos, y guárdelos en la heladera para hacer otros discos más adelante.
8. Levante el papel que contiene el disco de masa y apóyelo dentro de una pizzera. Después pinche la masa enteramente con un tenedor.
9. Cocínelo en horno caliente, hasta que se ampolle y tome un aspecto dorado y crujiente (¡que no se queme...!). Estire y cocine del mismo modo el resto de los discos de masa.
10. Ponga un poquito de dulce de leche en el centro de la fuente donde va a armar el milhojas y deslice un disco de masa cocido. Así el alfajor quedará fijo y no se moverá durante el armado.
Les recomiendo buscar una fuente plana que sea del mismo tamaño del plato que van a usar antes de empezar: las fuentes comunes, que tienen una imperceptible hendidura en el centro van a hacer que la primer capa del milhojas se rompa en mil pedazos y dificulte el armado subsiguiente de las capas.
11. Unte la superficie del disco con una capa fina de dulce de leche.
12. Tape con otro disco, deslizando cuidadosamente desde su papel.
13. Con la misma técnica, vaya untando y deslizando todos los discos, con mucha delicadeza porque son muy frágiles. Aunque si alguno se le rompe... ¿quién se dará cuenta?
14. Coloque el último disco del milhojas, pero no lo unte con dulce de leche.

Terminación
1. Tome un cuchillito con borde dentado y serruche los costados del alfajor para emparejarlos.
2. Unte los costados del alfajor con dulce de leche y adhiérale las nueces molidas, presionando bien con una espátula. (Limpie con papel de coicna los bordes de la fuente...)

Decoración
1. Bata la clara hasta que esté espumosa y divídala en dos. Coloque una mitad en un bol y deseche la otra (batida, es la forma más práctica de dividir una clara en mitades).
2. Mézclele a la clara el azúcar impalpable y el jugo de limón. Ahora bátalo con batidora hasta que se ponga bien esponjoso y... ¡habrá aprendido a hacer glasé real!
3. Disuelva el azúcar con las dos cucharadas de agua y haga hervir. Agréguelo de a poquito al glasé real, revolviendo, hasta obtener un baño liso y suave que corra por sí solo y cubra perfectamente la superficie que se desea revestir. Pruébelo bañando primero un trocito de pan...
4. Una vez obtenido el "punto", vierta este baño de glasé en el centro del milhojas y, sosteniendo firmemente la fuente, hágala girar para que se extienda bien (o distribuya el baño con una espátula...).
5. Ahora ralle el chocolate y disuélvalo al calor de un bañomaría suave. Retírelo, deje espesar un poquito (al enfriarse se espesa), póngalo en un cartuchito de papel manteca y, sobre el baño de glasé aún húmedo, trace círculos concénticos (no importa que alguno le salga un poco chueco...).
6. Tome ahora un escarbadientes o un palito de brochette y arrastre los círculos de chocolate marcándole radios desde el centro hacia el borde, y desde el borde hacia el centro, en forma alternada. El efecto parecerá mágico... ¡y no se notarán las imperfecciones! Termine la decoración del milhojas con nueces mariposas y/o mitades de cerezas glasé. Si no se anime a trabajar así el chocolate... ¡invente la decoración que a usted más le guste!
Yo no hice la decoración sugerida, ya que necesitaba algo que a la hora de soplar la velita (y sí, una sola, 97 no entraban en la torta!), no se notara que la tarde anterior había cortado una porción para la foto! me inspiré en lo sugerido, pero hacerle los aros de chocolate y luego los rayos de bicicleta, me camuflaban perfectamente el corte ;)

viernes, 9 de diciembre de 2011

PAN DULCE PARA IR A DORMIR


Próximos a las Fiestas lo más apropiado fue entregarles esta receta, que fue mi primer Pan dulce que me atreví a realizar, ya que era un poco miedosa con la levadura, de mis recetas más queridas aquí la comparto:

"Esta fórmula, que me piden todos los años es ideal para los ansiosos. Usted la prepara bien entradita la noche, la estaciona en el horno apagado... ¡y se va a dormir! Al día siguiente le mezcla la fruta elegida, la deja leudar... ¡y al horno hasta que toda la casa huela a Navidad!

Lo que lleva la esponja (para 2 panes respetables)
Levadura fresca prensada 50 GRAMOS (UN PAQUETITO)
Azúcar 1 CUCHARADITA
Harina 1 CUCHARADA GORDA
Agua tibia 1/3 DE TAZA.
Lo que lleva la masa
Harina común CANTIDAD NECESARIA (APROXIMADAMENTE 1 KILO)
Manteca blanda 75 GRAMOS
Azúcar 200 GRAMOS
Ralladura de 1 limón
Agua de azahar UNAS GOTAS (CON CUIDADO)
Coñac o whisky 1 COPITA
Huevos 2
Leche tibia 1/3 DE TAZA
Fruta seca y abrillantada 400 GRAMOS (VARIEDADES A GUSTO)
Huevo batido 1 (PARA PINTAR).
Moldes de papel para pan dulce 2 DE 1 KILO.

Preparación
1. Para hacer la esponja, disuelva en un bol la levadura con el agua tibia. Mézclele la cucharadita de azúcar y una cucharada bien panzona de harina. Bata bien con batidor de mano o con cuchara de madera, hasta que se formen globitos. Tape flojamente con un repasador limpio o una bolsita de nailon y espere a que la levadura fermente y espume.

2. Ahora empezaremos a elaborar la masa. Ponga en un bol grande 3/4 kilo de la harina indicada y haga un hueco en el centro. Coloque allí la manteca blanda (recuerde retirarla un rato antes de la heladera), el azúcar, la ralladura de limón (sólo la parte amarilla, sin resto de piel blanca), unas gotitas de agua de azahar, el coñac y los 2 huevos.

3. Agregue ahora en el hueco la esponja de levadura que hemos preparado en el paso 1. Mezcle todo con la mano abierta (es la mejor manera), mientras une todo con la leche tibia, que irá agregando de a poco, más la harina extra necesaria. El objetivo es ligar todos los ingredientes hasta formar un bollo tierno, que no se pegotee en las manos.

4. Vuelque el bollo sobre la mesa enharinada y agréguele de a poco más harina mientras amasa enérgicamente hasta obtener una masa tierna y lisa. Colóquela en un bol suficientemente amplio, píntele la panza con un poco de manteca derretida o aceite, tápela flojamente, métala en el horno apagado... ¡y váyase a dormir! (tiempo no contado en el reloj).

5. Al día siguiente, ni bien se levante... ¡corra a ver qué pasó con la masa que encerró en el horno! ¿Vio cómo creció? Entonces, vuélquela sobre la mesa enharinada y aplástela con todas sus fuerzas... ¡más...! ¡más...! y... ¡más...! para desgasificarla bien y evitar así que le salga un pan dulce lleno de agujeritos. La idea es lograr una masa compacta.

6. Una vez bien desgasificada la masa, estírela sobre la mesa enharinada dándole forma rectangular y un espesor de 2 centímetros aproximadamente. Pique sobre una tabla toda la fruta seca y abrillantada que haya elegido y luego mézclela bien en un bol. Extienda la mezcla de frutas sobre el rectángulo de masa, distribuyéndola bien parejo.

7. Ahora enrolle la masa a lo largo, encerrando las frutas, como si estuviera armando un pionono. Enrosque el arrollado en espiral y luego amáselo con bronca para distribuir bien las frutas en el interior del bollo. Entonces, sí: divida la masa en 2 porciones y déle a cada una forma de pan dulce. O colóquelas dentro de los moldes de papel.

8. Tape flojamente los panes y olvídese de ellos en un lugar tibio, hasta que crezcan al doble. Pero antes, tome un cuchillito filoso —no dentado— o una hojita de afeitar (¡qué antigüedad...!) y hágales en la panza de cada pan dulce 3 tajitos superficiales formando un triángulo. O simplemente 2 tajos superficiales en cruz, para que se abran al leudar.


9. Una vez leudados, pinte los panes con huevo batido y cocínelos en horno precalentado en moderado. Coloque en el piso del horno un jarrito con agua para que la corteza no se reseque (retire el jarrito 5 minutos antes de terminar la cocción). En cuanto los panes estén doraditos, retírelos, enfríelos sobre rejilla y... ¡escóndalos hasta Navidad!"

viernes, 2 de diciembre de 2011

Peceto en Escabeche con Yapa.



Nos encontramos a pocos dias de las fiestas ,por ello ,he elegido èsta receta para mi segundo aporte a este blog en el que homenajeamos a Blanca Cotta.
Si hay algo que guardo como un tesoro de veras, son las recetas de nuestros platos argentinos tradicionales, a los que Blanca les ha dedicado siempre una especial atenciòn.
Ella los sabe interpretar y explicar tan bien, que no fallan nunca.
No se deja escapar ningun detalle. En su descripciòn, directa y simple, logra que todos se sientan en grado de poder hacerlos.
Como ocurre con èsta receta, que lleva un corte muy apreciado en Argentina y que no falta en màs de una mesa vestida de fiesta.
El peceto , que en otros lugares lo conocen como: round roll ,Eye of round (Inglaterra), redondo (en España), girello o magatello(Italia), Schwanzrolle o Seemerrolle (Alemania) , runder mocken (Suiza) o Weißes Scherzel (Austria) , Rond de gîte de noix (Francia) , es un corte de carne vacuna ,con forma ovoidal que pertenece a los cuartos trasero del animal, considerado de primera categoría. Lo podemos cocinar estofado o hervido e inclusive utilizar para hacer bifes o milanesas.
En èste caso Blanca, lo propone hecho en escabeche , como lo preparaba su madre, a quien menciona a lo largo de toda su larga trayectoria, como su principal maestra.
Y luego, en una nota, al mejor estilo “Cotta” nos da una “yapa” , palabra muy utilizada en Argentina que significa algo que se añade, demàs, o que se regala.
Asi que yo seguì todo al piè de la letra, obteniendo un plato fantàstico, que confieso, me trajo algo de nostalgia de mi tierra lejana.





Ingredientes:

Peceto entero, 1.
Sal y Pimienta a gusto.
Zanahorias tiernas, ¾ de kilo.
Cebollas, ½ kilo.
Pimienta en grano, 1 cucharadita.
Laurel, 2 hojas.
Pimentò, 1 cucharadita al ras.
Oregano, 1 cucharadita al ras.
Dientes de ajo pelado y enteros, 2.
Sal, a gusto.
Aceite, cantidad necesaria.
Vinagre ( el que màs les guste), cantidad necesaria.





Preparaciòn: (en negrita mis comentarios)
1-Quitele al peceto el cuerito y la grasa visibles, incluido el pegote de “cuadrada” (guardela para hacer croquetas).Aqui en Italia me lo venden ya limpito.
2-Sazònelo con sal y pimienta, y si quiere, àtelo con piolìn como si fuera un matambre, asi la carne queda bien apretadita. Yo lo atè y me quedò bien redondo dandole una linda presentaciòn.
3-Raspe las zanahorias, làvelas y cortelas “con cuchillo” en rodajas ( en la procesadora salen demasiado finitas para mi…).
4-Pele las cebollas, cortelas en rodajas finas y separelas en aros (Pero si tienen un marido como el mio…use la procesadora , asi la cebolla se nota menos en el escabeche! “ A MUCHO OBLIGAN LAS FUERZAS DEL GUSTO” Cervantes).
5-Coloque en una cacerola grande: las rodajitas de zanahorias y los aros de cebollas, formando un “colchòn”.
6-Acueste el peceto en este colchòn y agregue en la cacerola la pimienta en grano, el laurel, el pimentòn, el oregano y los dientes de ajo. Sazone las verduras con un poco de sal.
7-Use como medida un pocillo de cafè y vierta en la cacerola iguales partes de aceite y de vinagre, hasta cubrir el nivel de las verduras.
8-Coloque la cacerola, destapada sobre fuego fuerte, y deje hervir, dando vuelta el peceto, una vez durante la cocciòn…cuanto tiempo? No se ria, hasta que las zanahorias estèn tiernas! Parece un absurdo, pero ese era el punto exacto para mi madre, de quien heredè esta receta. Y fue asi de justo para mi tambien, genia la “mamma” de Blanca!9- Retire la cacerola del fuego y vierta todo su contenido en una fuente profunda. Deje enfriar muy bien.
10-Llegado el momento de servirlo, escurra el peceto, desàtelo y sirvalo con una buena porciòn de salsa, ligeramente escurrida , para eliminar el exceso de aceite.
11-Si quiere, acompañe con alguna ensalada de hojas.


La NOTA de Blanca (a la que yo denomino Yapa!):

"El liquido sobrante del escabeche (que siempre queda…)" – y es cierto es asi!- "puede usarse perfectamente para hervir en èl corazones de alcauciles o berenjenas cortadas y peladas, en rodajas gruesas o en cuartos, o pencas de acelga bien raspadas, y obtener asi un “escabeche extra” para acompañar carnes asadas".
Como en mi caso, que usè berenjenas, para acompañar unas tostadas para un antipasto.

Les deseo desde Italia unas Felices Fiestas a Todos!
Y …requeteglup!!!!

viernes, 25 de noviembre de 2011

Strudel de Alcauciles


Ya vamos por la segunda vuelta,así que esta es mi segunda aportación.
Semana a semana,traemos a nuestro espacio,auténticas recetazas de la mano de Blanca...bueno, y de nuestro hacer,claro,poniendo lo mejor de nosotros, acompañados de buenos recuerdos que nos trae a la memoria esta gran cocinera,a la que seguimos descubriendo aún más,receta tras receta.esta en concreto,ha sido un descubrimiento,es mi primer Strudel salado.
Quiero agradecer a mi mamá públicamente,que me ayudara en su elaboración,sin ella no la hubiera podido hacer.Desde hace semanas, es mi mano,izquierda,que es la que tengo operada,pero,como una madraza que es, es mi mano derecha,también.Sin ella estas semanas,no solo estaría manca,sino hasta coja.
Mil gracias Mami,cuanto te quiero!!!

Para la masa:

Medida de la taza, 250 ml

1/4 taza de agua
1/4 taza de leche entera
1/4 cdita de sal
1 taza de harina de trigo...puede que admita algo más
Mantequilla para untar

Con todos estos ingredientes haremos una masa.
Cuando ya la tengamos,la levantaremos y la iremos estrellando contra la mesa de trabajo...si,así es,palabra de Blanca...iremos golpeándola hasta que nos quede una masa elástica,manejable y un poco seca,no ha de estar pegajosa,debe quedar una masa muy,muy tierna.La dividimos en bollitos y dejamos que descanse una hora,le vendrá bien a la masa y a quien amase, jeje...

Para el relleno:

1 kilo de alcauciles,cocidos y picados,(corazones y partes blancas de las hojas)
1 taza de queso parmesano rallado...o el que deseen
1 cebolla de verdeo bien picada
1/3 taza de mayonesa
sal y pimienta negra
aceite de oliva

En una sartén rehogamos la cebolla,cuando comience a tomar color,añadimos los alcauciles,salteamos,salpimentamos.
Añadimos,el queso y la mayonesa,mezclamos bien.

Para montar los strudels.

Amasaremos cada bollito de masa,estirando,muy pacientemente,verán que la masa se va retrayendo,pero no desistan,ha de quedar una masa muy fina,casi transparente.
Formamos rectángulos,tendremos mantequilla derretida, pintaremos la masa, con la ayuda de un pincel,cubrimos la parte central,con el relleno,dejando un margen de unos 3 cm y enrollamos,volvemos a pintar.
Horneamos a 180º hasta que estén doraditos.
Servir inmediatamente.

Son crujientes y ricos,no riquísimos.
A disfutar...Requeteglups!!!

viernes, 18 de noviembre de 2011

tarta helada de limón

La vuelta al mundo en 80 días, o la vuelta al blog de Blanca Cotta en 8 bloggers. Como bien decía Erika en el post anterior, esto, que empezó como un tributo a una querida cocinera argentina y una manera de vincularnos entre nosotros, ya dio toda una vuelta completa!
Por lo tanto, me toca mi segundo post.


Esta receta no tiene historia, simplemente la encontré en la Viva del domingo, hojeando como siempre la revista de atrás para adelante, para ver primero las recetas y luego el resto de las notas.
No tenía mucha idea que receta iba a hacer. Estaba tentada con unos scones de mi cuadernito mágico, pero los tendría que haber hecho el fin de semana, para comerlos fresquitos, y no los hice...


Cuando vi esta tarta, no lo dudé: una especie de helado de mousse de limón dentro de una tarta sencilla y dulce? No podía fallar! Además, es el postre ideal para compartir entre primos después de un asado, así que era la receta que estaba buscando.


Gracias Blanca por seguir publicando recetas que nos inspiran!
Tengo que decirles que sólo probé la crema de limón, todo lo que quedó pegado al bowl me lo comí, y estaba riquísimo. La degustación de la tarta completa se las debo para el domingo.


Tarta helada de limón

Ingredientes para la masa:
100 gramos de manteca blanda
1 yema (usé 1 huevo chico)
2 cucharadas de azúcar
1 cucharada de vinagre blanco
1 taza (y un poco más) de harina 0000

Procedimiento para la masa:
1. Ponga sobre la mesa la manteca, la yema, el azúcar y el vinagre. Aplaste todos los ingredientes con un tenedor hasta convertirlos en una pomada. Incorpóreles de apoco la harina, mientras une rápidamente hasta amalgamar todo en un bollo liso (agregue más o menos harina si fuera necesario).
2. Aplaste ligeramente la masa con el palote enharinado, colóquela en una tartera enmantecada y enharinada y termine de estirar allí dentro, presionándola con la punta de los dedos enharinados, hasta dejarla de un espesor parejo y finito. Recorte los bordes en forma prolija y termínelos con un repulgue. Cocine en horno medio hasta que esté apenas dorada. Reserve.

Ingredientes para el relleno:
3 yemas
1 cucharada de ralladura de limón
1/2 taza de miel
1/4 taza de jugo de limón
3 claras
1 cucharadita de esencia de vainilla (no la puse, me gustas bien alimonado lo que tiene limón)
1 taza de crema de leche
Crema chantilli y cascaritas de limón abrillantadas para decorar

Procedimiento para el relleno:
3. Ponga en una cacerola las 3 yemas con la ralladura de limón y 1/4 de taza de miel. Agréguele de apoco el jugo de limón. Lleve la mezcla a fuego suave y revuelva constantemente con batidor de alambre aproximadamente 5 minutos hasta que espese, pero sin que llegue a hervir. Retire del fuego y reserve. Bata las 3 clara a nieve e incorpóreles de a poco el 1/4 de taza de miel restante. Perfume con la esencia de vainilla y siga batiendo hasta lograr un merengue bien firme.
4. Una la crema de yemas al merengue con movimientos envolventes y estacione la mezcla en la heladera. Por  último mézclele la taza de crema batida a medio punto y vierta la preparación en la masa de tarta cocida. Lleve la tarta al freezer hasta que esté bien firme. Retire del freezer en el momento de servirla, pero antes decórela con copitos de crema chantilli y tiritas de cáscara de limón abrillantadas.
Como no me gusta la crema chantilli, hice un cambio en la decoración, y simplemente le puse "chips" de limón.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Postrecitos de frutillas light



Ya dimos la primera vuelta entre todos los integrantes del blog de Blanca, ¡y vamos por más!. Y aquí estoy en esta segunda ronda enseñándoles un poco más de nuestra querida Blanquita. Esta vez les traigo una receta que salió hace unos años atrás en la revista del diario Clarín de los Domingos. A muchos nos pasa que al tener la revista en las manos lo primero que hacemos es fijarnos antes de hojearla, cual es la receta que publicó Blanquita. A mí nunca me decepciona, todo es factible de hacer en cualquier cocina y el resultado siempre está garantizado. Esta vez elegí un postre light ideal para esta época en la que nos agarra el ataque de pensar en todos los kilos acumulados con paciencia y esmero durante el invierno. En fin, esto me parece que ya es endémico, inflarse y desinflarse como un globo cíclicamente todos los años. Así que ahora nos ponemos en la tarea de cuidarnos un poquito. Es época de frutillas(fresas) así que hay que disfrutarlas ahora que están en todo su esplendor. De todas maneras el postre lo pueden hacer con el puré de cualquier otra fruta.
No quería dejar de compartir con ustedes lo que Blanca escribió. Sus palabras y su humor inocente es lo que más la caracteriza, y es una de las cosas que más disfruto de ella. Con decirles que me he llevado alguno de sus libros de veraneo y por las noches leía los párrafos que publicados con sus palabras y pensamientos. Para mí leer sus cosas es todo un disfrute y es así que lo comparto con ustedes para los que no la conocen y para el resto que la conoce, para deleitarse un ratito.

"Contar las calorías no es mi fuerte...Pero después de las fiestas de fin de año y en plenas vacaciones, me rindo. ¿Es tan lindo poder entrar en la malla del año pasado!Eso sí: ¡Con una sonrisa y no con cara de hambre!Porque no es cuestión de hacer juramentos y decir: ¡No como más postre! Sino de saber gratificarnos con alguna cosilla que nos satisfaga "el hambre de comer algo dulce", sin atiborrarnos de calorías. ¡Claro que se puede! Más aún si cuando usted saborea cada porción echa a volar su fantasía imaginando que esa pastucha blanca del postre , "crema chantilly" es auténtica y no una sucedánea light... Diría La Rochefoucauld:" Conocer las cosas que a uno lo hacen desgraciado ya es una especie de felicidad" Por lo tanto, imite la crema chantilly con queso untable descremado, como le explico en esta nota; y presente los postrecitos que esta vez le sugiero como si estuvieran hechos a la medida de cualquier gordo. Eso sí, tenga en cuenta las porciones que rinde y el valor calórico de cada una. El límite , como siempre, deberá ponérselo usted ¿Se anima? Acepte el desafío y luego exclame como Mariano Moreno:"Quiero más una libertad peligrosa, que una servidumbre tranquila"...Glup



Ingredientes


  • Frutillas limpias, 2 tazas
  • Jugo de naranja, colado, 1 taza
  • Gelatina en polvo sin sabor, 1 cucharada y 1/2
  • Azúcar (yo no le puse)
  • Edulcorante líquido, 1 cucharada aprox. gradúelo a gusto (yo le puse 4 sobrecitos de 0.5 gs de Stevia)
  • Claras, 2
  • Sal, un poquito así
Preparación


  1. Aparte y reserve frutillas grandes. Licue o procese el resto.
  2. Remoje la gelatina en el jugo de naranja y disuélvala a bañomaría. Estaciónela en la heladera hasta que se espese como clara de huevo (usted me entiende...).
  3. Retire la gelatina de la heladera y bátala hasta que esté espumosa.
  4. Siga batiendo mientras le agrega las frutillas porcesadas.
  5. Deje de batir y endulce la mezcla con el azúcar (yo no se la puse) y el edulcorante (échelo de a poco hasta lograr el sabor deseado).
  6. Bata las claras a nieves con el poquito de sal.
  7. Una las claras a la gelatina de frutillas, mezclando suavemente.
  8. Moje con agua moldecitos individuales y tapíceles el fondo con las tajaditas de las frutillas reservadas.
  9. Complete los moldecitos con la gelatina de frutillas.
  10. Estacione los postrecitos en la heladera hasta que estén firmes. Desmóldelos directamente en los platos donde piensa servirlos, pasándolos rápidamente por agua caliente para "aflojarlos".
  11. Para una mejor presentación (si su régimen se lo permite) decóreles la base con copitos de crema chantilly "light" (las mentiras piadosas suelen ser más importantes que la verdad...) Manténgalos en la heladera hasta el momento de servir.
Rinde : 6 porciones
Valor aproximado de cada porción: 65 calorías

viernes, 4 de noviembre de 2011

ÑOQUIS A LA ROMAÑOLA


Esta vez me tocó a mí. ¡Por fin me decidí! Es que con la llegada de la niña (Ponyo) a mi vida, debo admitir que mi día a día quedó revolucionado, y ya no me queda tiempo que no sea para ocuparme de ella, del pequeñito ser que me demanda y me necesita. Pero vamos, que acá estoy, escribiendo mi post en este blog dedicado a Blanca Cotta.
Recuerdo que en mi niñez leía las recetas que aparecían en el Anteojito, una revista muy popular para los niños. Luego, con el correr de los años, encontraba recortes de revistas entre las páginas de libros de cocina de mi mamá. Todos esos recortes iban acompañados de unos dibujos muy característicos, el ejemplo está en la parte superior de este blog. Ya en mi adolescencia, Blanca Cotta era una mujer mayor que escribía en el suplemento Ollas & Sartenes; se publicaba todos los jueves y yo siempre guardaba mi ejemplar en algún lugar. Los años y las mudanzas hicieron que gran parte de ese material lo perdiera, pero por suerte existe internet, y acceder a la información es mucho más fácil. De hecho, esta página es una recopilación de sus mejores recetas, y ellas estarán al alcance de quien las necesite, pasando fronteras y perdurando en el tiempo, seguramente mucho más de lo que lo pueda hacer una receta impresa.
En fin, vamos al plato en cuestión. Elegí unos Ñoquis a la Romañola (o Gnocchis alla Romagnola), una comida muy típica en mi país. Aunque en Argentina somos literalmente un crisol de razas, nuestra gran influencia está marcada por los españoles y los italianos, principalmente por estos últimos. Es decir que la pastelería italiana, la pizza y las pastas abundan en esta tierra. Entre las pastas se destacan los gnocchis (aunque nosotros lo españolizamos "ñoquis"), cuya preparación se realiza tradicionalmente los días 29 de cada mes. Los clásicos son los ñoquis de papa, le siguen los de ricotta y luego una gran infinidad de sabores. Los que preparé son de ricotta. Transcribo la receta textual, y en colorado agrego las variantes que le hice.
Pasen y prueben.

Un plato ideal para el invierno. Los ñoquis son de ricotta y la salsa lleva carne picada y jamón cocido. Es un plato tan, pero tan rico, que los comensales seguramente pedirán un bis. Téngalo en cuenta a la hora de calcular los ingredientes, para que nadie se quede con las ganas.

Lo que llevan
ricotta. 1/2 KILO
harina. 150 GRAMOS
queso rallado. 100 GRAMOS
yemas. 2 (yo usé 3)
carne picada. 300 GRAMOS
manteca. 80 GRAMOS (yo usé 30 gr)
tomates. 1/2 KILO (O 2 LATAS)
jamón cocido, picado. 150 GRAMOS (yo usé 100 gr de jamón crudo)
cebolla, picada. 1
zanahoria, picada finito. 1
caldo bien sazonado. CANTIDAD NECESARIA
sal, pimienta recién molida y nuez moscada. A GUSTO

1
Derretir en una sartén 30 gramos de manteca (reserve la manteca restante). Agregue la cebolla y las zanahorias picaditas. Mezcle hasta rehogar bien estos ingredientes. Añada la carne picada y mezcle. Cocine, revolviendo siempre con una cuchara de madera, hasta que la carne cambie de color y se note que está bien cocida. Sígame...

2
Si los tomates son frescos, páselos por agua hirviendo, pélelos y píquelos. Si son envasados, píquelos y agréguelos a la sartén con todo su jugo. Cocine a fuego suave, agregando cada tanto chorritos de caldo caliente, hasta lograr una salsa espesa. Sazone a gusto con sal, pimienta y nuez moscada. Sume el jamón cocido. Yo puse el jamón en una sartén antihaderente, a fuego muy bajo, hasta secar. Retirar, dejar enfriar y picar. Incorporarlo a la salsa

3
Mientras la salsa se va cocinando, comencemos a preparar los ñoquis. Tamice la ricotta en un bol (pásela por un colador de malla fina mientras va presionando para que caiga en el bol). Agréguele la harina indicada, las yemas y la mitad del queso rallado (reserve el resto). Mezcle bien y condimente a gusto con sal fina.

4
Tome pequeñas porciones de la pasta de ricotta y, con las manos bien enharinadas, moldéelas dándoles forma de bolitas (tamaño ñoquis respetables... Yo los pasé por la ñoquera). A medida que las va moldeando, colóquelas dentro de placas previamente enharinadas. Mientras hace este trabajito... ponga a hervir abundante agua con un poco de sal.

5
Cuando el agua de la cacerola rompa el hervor, eche los ñoquis. A medida que los ñoquis se van cocinando y empiezan a flotar, escúrralos con una espumadera y colóquelos en una fuente. Mézcleles los 50 gramos de manteca restante. Cúbralos con la salsa preparada, espolvoree con queso rallado... ¡y llévelos corriendo a la mesa!

viernes, 28 de octubre de 2011

Isla Flotante



Mi primer post en este blog y qué mejor comienzo que un gran postre de una gran cocinera como Blanca Cotta.

Unas islas de merengue flotando sobre una crema de chocolate y rociadas con caramelo, una delicia que se prepara en minutos y nos transporta a un estado de plena felicidad.

Preparen las cucharas, en sus marcas, listos, ya!

Ingredientes: "Islas"
Claras, 4
Azúcar, 12 cucharadas
Azúcar extra, 1/2 taza

Ingredientes: Crema de chocolate
Yemas, 4
Azúcar, 1/2 taza
Chocolate, en trocitos, 150 gramos (o cacao: 1 taza)
Fécula de maíz, 1 cucharada
Leche, 1/2 litro



Preparación: Crema de chocolate
1) Ponga en una cacerolita las yemas, el azúcar, la fécula de maíz y la leche. Mezcle hasta que la fécula se disuelva.
2) Agregue el chocolate en trocitos (o el cacao).
3) Revuelva continuamente sobre el fuego, hasta que hierva y espese.
4) Retire y cuele. Revuelva de tanto en tanto hasta que entibie, para que no se le forme nata en la superficie.
5) Vierta en una fuente algo profunda. Ponga en la heladera.

Preparación: "Islas" y terminación
1) Bata las claras a punto de nieve.
2) Agrégueles de a poco el azúcar, mientras continúa batiendo hasta incorporarla toda. Siga batiendo hasta que el merengue haga picos duros.
3) Retire la crema de la heladera y, con una cuchara (o con manga y boquilla grande) ponga a flotar sobre la superficie de la crema copos grandes del merengue hecho: uno por cada comensal o porción.
4) Coloque la 1/2 taza de azúcar en una sartencita y revuelva con cuchara constantemente sobre el fuego, hasta que el azúcar se funda y se convierta en caramelo (¡que no se queme!).
5) Chorree este caramelo, en forma de hilo, sobre los copos de merengue.
6) Mantenga en la heladera hasta el momento de servir.

viernes, 21 de octubre de 2011

BERLINESAS

Son tantas y tan buenas las recetas de Blanca Cotta que no ha sido fácil elegir cual publicaría hoy en mi primer post. Creo que me ayudó a decidirme el tiempo que hacía que no comía "berlinesas".


Es un dulce de orígen alemán también conocido por el nombre de Krafts, pero tiene otros nombres según sea en el país que se hagan, en la misma Alemania y en Austria también se las conoce como Krafpen y en Argentina las típicas "bolas de fraile".
Pueden hacerse así sin más o rellenas de dulce de membrillo, yo por supuesto no he podido evitar el dulce de leche.


Se encuentran en todas las panaderías, para mi era un clásico el mate con facturas y pedirle a la panadera que en la docena pusiera dos o tres "bolas de frailes rellenas de dulce de leche", a que ésto no lo hacía sólo yo??.....

Son riquísimas. y esta receta como todas las de Blanca ha resultado estupenda.
Requeteglup!!!


He puesto la receta tal cual está en el libro de Blanca, yo hice la mitad por lo que veréis un pequeño cambio en la cantidad de ingredientes ( entre paréntesis, ojo que he puesto la cantidad que utilicé para la mitad de la receta).
Salieron 16 unidades.

Ingredientes

1 cda. colmada de levadura fresca (unos 12 grs. para la mitad de la masa)
1/4 taza de agua tibia
1 taza de leche
Harina de repostería c/n (para la mitad de la receta usé unos 300 grs. aprox.)
100 grs. de mantequilla en pomada
200 grs. de azúcar + 1 cdita.
3 yemas (usé 2 para la mitad de la receta)
3 claras a punto nieve (usé 1 para la mitad de la receta)
1 pizca de sal
1 cdita. de piel de limón
1 cdita. de esencia de vainilla
Aceite neutro para freír
Azúcar para rebozar c/n
Dulce de leche c/n

Procedimiento

Disolver la levadura en el agua tibia con una cucharadita de azúcar. Cubrir con film y dejar fermentar.

Colocar la harina en un bowl y colocar en el centro las yemas, el azúcar, la mantequilla, la piel de limón rallada, la esencia de vainilla y el fermento.

Incorporar la leche y comenzar a amasar, por último agregar las claras a nieve y amasar hasta lograr una masa tierna y lisa que no se pegue en las manos.

Colocar la masa en un bowl grande, tapar con film y dejar levar hasta que doble su volúmen.

Desgasificar la masa. Tomar pequeñas porciones de masa y bollar (aproximadamente de unos 3-4 cm de diámetro).
Colocarlas en una bandeja engrasada separadas unas de otras y dejarlas levar tapadas con un lienzo o film engrasado.

Freirlas en abundante aceite en un cazo u olla grande honda, colocar de a tres o cuatro para que no se peguen y puedan nadar libremente en la fritura. Dorar de ambos lados.

Escurrir las berlinesas sobre papel absorbente y luego rebozar en azúcar (aún en caliente).

Una vez frías, rellenarlas con dulce de leche, yo he utilizado un inyector pero podéis hacerlo con una manga pastelera con boca muy fina.

viernes, 14 de octubre de 2011

SORRENTINOS


Amo la pasta!!! Como las amo… quien ya me conoce sabe que es así, nada me da más ternura que unas manos llenas de harina amasando para nosotros, la harina, la masa es como que da una energía especial al ambiente familiar. Hace muuuuchos años, como regalo antes de casarme recibí “La Cocina Divertida” de Blanca (hoy se regalan otras cosas para estas ocaciones!), la persona que me lo regaló sabía mi admiración por ella, al hacer la cocina fácil y precisamente divertida y también sabía que yo entraba a la cocina para preguntar sólo “que había de comer” e imaginó muy bien que lo necesitaba, con él aprendí el arte de amar la cocina, de cocinar no por obligación, sino por amor a los nuestros.
Cuando vi esta receta me llamó la atención que decía de “Mar del Plata” (ciudad en la que vivo y que también me dio la oportunidad de conocer a Blanca paseando por nuestra Avda. Colón muy elegante y siempre con su pelo tan armadito, y estrecharnos en un cariñoso saludo), aquí hay una casa de pastas muy famosa por esta variedad de pasta fresca, y enseguida asocié que no podían ser otros...tal vez no, pero esa fue mi idea en el momento, y que seguramente resultarían tan buenos como éstos y es así que desde entonces exactamente 20 años que son marca registrada en casa (pobres! no compre nunca más sorrentinos...). Paso a transcribir la receta, entre paréntesis agregué por mi cuenta los sinónimos para otros países:




"Para hacer los sorrentinos olvídese que existen las masas para tallarines o ravioles. Ellos tienen su “pasta propia”. Yo conseguí la receta gracias a que mi querida amiga Diana Castelar se las ingenió para importármela ¡directamente desde Mar del Plata!

INGREDIENTES:
Harina 0000 ¼ kilo (harina sin preparar, harina refinada)
Aceite: 2 cucharadas
Sal, 1 cucharadita
Agua hirviendo, ½ taza
RELLENO:
Jamón cocido picadísimo, 1 taza (jamón York)
Queso mantecoso (o fresco o como quiera llamarlo) picado: 1 taza
Perejil picadísimo, 1 cucharada
Sal, pimienta y nuez moscada, a gusto (¡a no olvidarse de la nuez moscada!)
Huevo: 1
VARIOS:
Salsa de tomate, o tuco o la salsa que usted prefiera
Queso rallado, para espolvorear.

Preparación
MASA
1. Ponga en un recipiente la harina y hágale un hueco central.
2. Coloque allí el aceite y la sal.
3. Vuelque el agua hirviendo sobre estos ingredientes de golpe (como si hiciera una versión libre de la masa bomba…)
4. Mezcle rápidamente (¡ni sueñe con que los ingredientes se van a unir así no más!) y vuelque sobre la mesa.
5. Ahora, sí: aunque se queme los deditos, amase los ingredientes hasta obtener un bollo blando y liso, similar a la masa para churros.
RELLENO
1. Mezcle el jamón cocido con el queso mantecoso picadito, el huevo y el perejil.
2. Sazone a gusto con sal, ,pimienta y nuez moscada (no se olvide de este último ingrediente: ¡es esencial!)
ARMADO Y COCCIÓN
1. Tome una porción de la masa, amásela dándole forma cilíndrica y luego estírela formando un rectángulo, sobre la mesa enharinada y con el palote también enharinado, déjela tan finita como el strudel. Es decir, tan transparente (¡eh… tanto, tanto, no!...) “que pueda leerse a través de ella una carta de amor… ¡pero escrita con pincel y tienta china!”
2. Distribuya el relleno sobre la masa, en montoncitos espaciados entre sí, como si fuera a hacer ravioles (¿y qué son los sorrentinos, sino una especie de “ravioles redondos”?)
3. Tape el relleno con otra capa de masa estirada igualmente finita.
4. Y aquí viene el “quid” de esta especialidad: tome un pocillo de café (las tacitas no tienen los bordes filosos) y presione sobre cada montoncito de relleno, para cortar los sorrentinos. La tacita, al no tener filo (si es pudiente, cómprese un cortapastas especial para sorrentinos…), la obliga a presionar fuertemente, así los sorrentinos salen cortados y con los bordes perfectamente sellados. (Pero le confieso: como yo soy maniática y un poco desconfiada, aun cuando corto así los sorrentinos igual les aprieto los bordes, uno por uno, por si acaso…)

5. Una vez armados todos los sorrentinos (mejor tenga pocos invitados a comer, si no le llevará parte de su juventud hacerlos) échelos por tandas en abundante agua hirviendo salada.
6. Espere a que floten, pruebe uno para controlar la cocción (no deben quedar ni duros, ni pegajosos) y vaya distribuyéndolos en fuentes sin encimar. Manténgalos al calor del horno mínimo o del baño María.
7. Una vez hervidos, espolvoréelos con abundante queso rallado y sírvalos con salsa de tomate o la salsa de su preferencia. ¡GLUP!"



Para esta salsa se saltearon 500 gramos de tomatitos cherry en 1/2 pocillo de aceite y una cucharada de manteca, agregamos 3 cebollas de verdeo cortadas en juliana y por último y para que no se queme 2 dientes de ajo cortado en láminas salpimentar y servirlos con queso rallado.

viernes, 7 de octubre de 2011

Pan para Bruschettas



Un ritual que se repitiò por años en mi casa de Argentina, fue eso de desayunar tarde con el mate en mano, leyendo la secciòn de cocina de Blanca Cotta de la revista Viva del diario Clarin.
Y no era para nada extraño, luego de una veloz improvisaciòn, llevar a la mesa una de aquellas recetas a la hora del almuerzo o para la merienda de la tarde llena de satisfacciòn! Esas revistas, me las tenia guardadas por entonces , formando mini-rascacielos en las esquinas de las habitaciones de mi casa.
Años màs tarde, cuando decidi emigrar a Italia, preparè la valija con la practicidad que exigian las circustancias, pero dejè un rinconcito, pequeño pero significativo, para guardar algo importante, algo que me recordase los momentos màs felices de mi vida anterior.
Bien…, sin pestanear, me armè de tijeras, agujereadora e hilos y… esos mini-rascacielos, los que les dije màs arriba al inicio… se redujeron en una carpetita con los recortes de las recetas de Blanca Cotta.
Esas paginas, que entonces con la letra maravillosa de Blanca (Cotta) me enseñaron recetas de cocina italiana, transportandome en viajes imaginarios a la tierra de mis ancestros, son las mismas ,solo màs descoloridas, que hoy me refrescan la memoria a la hora de preparar platos criollos argentinos.
De Italia, con amor llamò Blanca a una de sus secciones a mediados de los años 90’, un titulo que para mi… se convirtiò en presagio.





Vamos a la receta!

Blanca lo llamò Pan Alejandrina ,y para las indicaciones paso a la copia textual (imperdible!)de su receta de la La Cocina de Blanca Cotta, Revista Viva, Diario Clarin.

Ingredientes para el Pan:
Esponja de levadura:
*Harina, 2 cucharadas
*Levadura prensada, 15 gramos
*Leche tibia, ¼ de taza
*Cucharadita de azucar,1
Masa:
*Harina, ¼ de kilo
*Manteca (mantequilla) fria, cortada en trocitos asi de chiquitos, 50 gramos ( o margarina)
*Huevos 2
*Sal , 1 cucharadita
*Pimienta blanca molida,1 cucharadita.
Varios:
*Semola o harina de maiz, 1 cucharada
*Manteca derretida para pintar el pan





Preparaciòn:
Esponja de levadura:
1.Disuelva la levadura en la leche tibia.
2.Agregue la cucharadita de azùcar y las dos cucharadas de harina. Bata con un batidorcito (o tenedor… bah!) hasta que se formen globitos en la superficie. Tape y deje en sitio tibio hasta que todo se hiche como “una esponja” ( visto con ojos de cocinera imaginativa…)
Masa:
1.Coloque todos los ingredientes sobre la mesa: la harina, la manteca en trocitos, los huevos, la sal , la pimienta, la “esponja de levadura”…y una todo hasta obtener un bollo! Si hiciera falta , agrèguele un poco màs de harina o leche. Debe quedar una masa tierna.
2.Castigue la masa sobre la mesa, con bronca, como si quisiera encontrar un modelo perfecto para candidato de las proximas elecciones.
3.Cuando la masa estè suave y blandita, y usted todavia crispada de bronca…stop!
4.Coloque la masa en un bol, pìntele la frente con aceite y pòngala a leudar en un sitio tibio hasta que duplique su volumen (la masa, se entiende…)
5.Vuelque la masa leudada sobre la mesa, aplàstela un poco y luego amàsela y dèle forma de pan gordito (tipo alemàn o pan flauta gordo de los de antes). Acuèrdese de afinarle las puntas.
6.Coloque el pan sobre una placa para horno untada con margarina ( o sobre papel vegetal para horno) y espolvoreada con harina de maiz (o semola o harina…bah!). Y esta vez no le haga tajos en la panza pues, si no, al cortarlo en tajada llorarà lagrimas de “bruschetta” (al llegar a los cortes, las tajadas se desmigajaràn…).
7.Tape el pan con un polietileno, flojamente, y dèjelo en sitio tibio hasta que estè bien hinchadito.
8.Cocìnelo en horno moderado al principio y caliente despuès hasta que estè doradito y crujiente.
9.Si quiere, al retirarlo del horno pìntelo con manteca o margarina derretida.
10.Dèjelo enfriar muy bien sobre una rejilla antes de cortarlo.




Paso bàsico para armar las bruschettas:
Corte el pan en tajadas de 1 cm de espesor. Fròtelos con ajo o unte la miga (para que no se rompa) con ajo triturado (poco, porque el “nuevo” , pica mucho!!) Rocie las tajadas con aceite de oliva y tuèstelas en el horno, solo en la superficie (coloquelas en el grill o prime restante, a fuego fuerte). Retìrelas, cubralas con trocitos de mozzarella , previamente remojada en agua y escurridas y dèles un golpe de horno hasta que el queso se funda.

Para decorar las bruschettas, Blanca da varias ideas:
-Champignones cortados finos y salteados en manteca con ajo, perejil y sal a gusto, y en la base en vez de mozzarella, provolone fundido.
-Pimientos rojos asados, pelados , condimentados, aceitunas negras y anchoas arrolladitas.

Y luego la que para mi, aùn siendo la màs sencilla es la que sin dudas gusta a todos:
Tomates cortados en trocitos ( o tomatitos cherry cortados en cuartos), cuadraditos de mozzarella fresca , todo condimentado con sal, pimienta negra molida, hojas frescas de albahaca y…



...unas lagrimitas felices de aceite extravirgen de oliva. Requeteglup!

viernes, 30 de septiembre de 2011

Guiso criollo


Los niños y niñas de nuestra generación,como bien explicó Erika,conocimos a Blanca a través de sus dibujos y recetas,en la sección "Comiditas" de nuestra revista de cabecera "Anteojito"... Hemos ido creciendo y la seguimos en diferentes medios de comunicación,radio,televisión,prensa,como es el caso de la receta que hoy traigo,del suplemento dominical"Ollas y sartenes" del diario Clarín,uno de los periódicos de tirada nacional más importantes de la capital,con sus conocidas recetas "De aquí,de allá y de mi abuela también".
Una especie de diccionario gastronómico que nos enseña a cocinar de la A a la Z...pues yo me planté en la "G" de "Guiso".
Ella es una maestra en esto de "la mesa diaria", siempre pensó que las amas de casa tenemos en la heladera el principio de la realidad de la cocina...y a quien no le salen platos riquísimos de restos,de tres ingredientes que nos han sobrado por aquí ,un condimento por allá...por eso Blanca nos enseñó a cocinar,a optimizar los recursos de los que disponemos,y darle rienda suelta a la imaginación,por eso, muchos de nosotros le debemos tanto en la cocina.
Pues el Guiso,es una técnica culinaria,en, la cual se cocinan,en un medio semigraso y en cazuela, carnes,que pueden ser de diferentes tipos junto a hortalizas,leguminosas,pastas,hierbas para aromatizar,preferentemente  escogiendo los ingredientes que seas los adecuados a la época en la que estemos.Los alimentos son rehogados al principio y luego alcanzan su punto de cocción a fuego lento en su misma salsa.



Ingredientes:

1 kg Carne para guisar
harina
1cebolla grande
2 zanahorias cortadas en rodajitas
1 pimiento morrón o rojo,cortado a tititas
1 pimiento verde,cortado a tiritas
6 tomates pera,escaldados y pelados
1 caldo de verdura concentrado
laurel
pimentón
sal y pimienta
tomillo y orégano
2 cdas de extracto de tomate
1 lata de arverjas o guisantes
3 patatas
3 trozos de calabaza
fideos  pequeños
agua

Preparación:

Cortamos la carne a cuadraditos,salpimentamos y rebozamos en harina,eliminando el exceso.
Ponemos en la cazuela el aceite y la doramos en el aceite bien caliente,añadimos la cebolla,los morrones y las zanahorias,rehogamos,y añadiremos los tomates,los condimentos,el cubito de caldo y cubrimos de agua,dejamos que rompa a hervir ,bajamos el fuego,dejamos reducir un poco el caldo.
Luego ya incorporamos las patatas,el zapallo,las arverjas y los fideos,cocinaremos a fuego lento.No hace falta removerlo,podemos ir moviendo la cazuela por la asas.
Cuando veamos que los fideos están, al dente,las verduras casi estarán en su punto también,entonces diluiremos el extracto de tomate en un par de cucharadas de agua fría,la añadimos a la cazuela y dejamos que hierva a fuego bajo,rectificamos de sal,si hiciera falta y acabremos de cocinar.
Cuando apaguemos el fuego le damos un toque de orégano y servimos.

Si gustan...



viernes, 23 de septiembre de 2011

negritos: galletitas de chocolate rellenas de limón

Esta semana toca otra receta de Comiditas, de Anteojito. Creo que eso se debe a que para muchas de nosotras estos fueron nuestros primeros pasos en la cocina solas.
Antes de esta receta me acuerdo de hacer unas galletitas con mi abuela, a ojo, cortadas con una copita de coñac. Es que antes no había 400.000 formas de cortantes para galletitas.
Y las que me acuerdo haber hecho sola, son estas, que están en la primer página de mi cuadernito de recetas.

Ingredientes olvidados en las recetas modernas: blancaflor y nesquik! Siempre había en casa. Bicarbonato y cacao amargo son sinónimo de cocina moderna...

En casa comprábamos la Anteojito para las fechas patrias, para así recortar a los próceres o hacer las redacciones y clases especiales sobre el tema.
Pero durante el 86 Anteojito editó el Diccionario Larousse y luego la Historia Universal, y mi abuelo nos la compraba para que tuviésemos la colección completa. Así junté muchas recetas de Comiditas.
Ya para ese entonces me las ingeniaba sola en la cocina, excepto para prender el horno. A los 11 no me daba miedo quemarme con la asadera, así que la única ayuda que requería era precalentar el horno, y después la cocina era toda mía!

Para mis manos, más grandes que las de una nena de 11 años a mediados de los 80, este bollo me pareció chico, pero resultó ser bastante rendidor. Para los ojos, me modernicé: pico liso de manga pastelera en lugar de pajita de McDonald's, para la boca seguí con el cuchillito.

De tantas recetas, esta era nuestra preferida, para merendar mientras hacíamos la tarea. Los Negritos, galletitas rellenas con una tapita calada. Pero para mí, con ese nombre, no podían ser simplemente caladas... entonces me las ingenie para hacer "negritos". Con la ayuda de una pajita de McDonald's (recién llegado a la Argentina) y un cuchillito con poco filo, mi calado se transformaba en carita: con la pajita (más ancha que las clásicas) hacía los ojos y con el cuchillo la boca. Es verdad que me llevaba mucho trabajo, pero a mí me divertía un montón, y no me las podía imaginar de otra manera.


Me pasaba algo similar con las Sonrisas... nunca entendí porque, con ese nombre, el calado eran unos rombitos, y no una sonrisa... finalmente los fabricantes deben haber pensado lo mismo que yo, porque hoy, después de muchísimos años, las sonrisas tienen cara!
Sin más historias y preámbulo, les dejo la receta, según mis apuntes de mediados de los 80.


Negritos
Mezcla sobre la mesa: 2 cucharadas de manteca, 2 cucharadas de azúcar, 2 cucharadas de cacao, 2 cucharadas de agua y 1/2 taza de harina leudante. Con todo ello debes formar un bollo. Y parece que lo que sigue ya me parecía una obviedad en ese entonces, porque no lo tengo anotado: precalentar el horno a 180°C, dejar reposar la masa en heladera por lo menos 1 hora, estirar en superficie enharinada y cortar las galletitas, que luego hornearemos aproximadamente 10 minutos.
Glasé real: Coloca en un bol la clara, el jugo de medio limón, más toda el azúcar impalpable que pueda absorber, hasta obtener una pasta espesa. Entonces, cuando las galletitas estén frías, toma una galletita lisa, úntala con el glasé real y tápala con una galletita calada.
En este punto hago otra aclaración del recuerdo: estas eran nuestras galletitas favoritas porque mis hermanos y yo somos fanáticos del chocolate y limón, pero siempre tenía problemas con el glasé: si era muy líquido, se escurría muy rápido, si era muy espeso se solidificaba mucho... esta vez, con más experiencia, usé esta crema de limón y quedaron buenísimas!



Ya para terminar, les cuento que se amplía la lista de colaboradores para nuestro homenaje a la querida Blanca Cotta.
A las que ya éramos, se suman:
Graciela, de Aromas de mamá
Pedro, de Punto letra

viernes, 16 de septiembre de 2011

TORTA ARGENTINA




Con esta receta damos comienzo a este camino en conjunto en el cual les daremos a conocer nuestras propias experiencias de la mano de Blanca Cotta. Esta receta la tomé de la revista Anteojito, una revista que leía de chica y que ya no existe más. ¡Cómo me gustaba leerla! Es que antes no había internet y los programas para chicos eran en determinados horarios. No como ahora que están las 24 horas y en varios canales dibujitos animados para embobar a los niños infinitamente. Entonces, teníamos tiempo libre, sí dije bien, tiempo libre, y había que usar la imaginación. Y para eso estaban estas revistas, llenas de ideas para hacer cosas nuevas y experimentar de todo un poco. Y ni se imaginan como le sacaba el jugo a todo lo que traía.


Esta receta la elegí un poco por su nombre, porque si hay algo que es Blanca Cotta , es una cocinera argentina con todas las letras. Y que mejor que empezar esta aventura con un nombre bien nuestro. Como verán, la receta está hecha con ingredientes para que los chicos la puedan elaborar de manera más o menos sencilla. El resultado es un poco kitsch, pero cuando uno es niño, lo más seguro es que la mayoría de su arte sea kitsch, no hay restricciones para la combinación de colores, ni formas , ni presentaciones, todo es válido. Tuve que hacer algunas pequeñas modificaciones para lograr un mejor resultado. Es lo más parecido a una tarantela , aunque un poco tuneada. Espero que algún niño de la casa, se anime y pruebe de hacerlo. ¡Va a  lograr el aplauso de todos!



200 gs vainillas (bizcocho de soletilla)
2 cucharadas manteca (mantequilla)
2 manzanas deliciosas(rojas)
1 cajita de flan instantáneo
1 litro de leche
250 gs queso crema
colorante vegetal azul

En un molde de 20 cm de diámetro (recomiendo usar uno que no sea desmontable porque la leche se cuela por los costados) forrar con papel de aluminio excediendo los bordes. Poner las vainillas enmantecadas (o sea untadas en manteca), una al lado de la otra. Colocar encima una capa de manzana cortada en tajadas. Volver a colocar vainillas enmantecadas y otra vez manzanas. Yo omití el azúcar porque las vainillas ya vienen con azúcar espolvoreada. Mezclar el polvo que viene para hacer el flan con la leche y volcar por todo lo que preparamos, cubriéndolo. Si son niños pedir ayuda a mamá para que prenda el horno y llevar a unos 180º C hasta que pinchemos y las manzanas estén blanditas. Retiramos y esperamos que enfríe. Lo damos vuelta sobre el plato de presentación. Mezclamos el queso con el azúcar impalpable y tomamos 2/3 y le agregamos una pizca de colorante azul. Lo ponemos en una manga y hacemos el dibujo de la escarapela o decoramos como más nos guste. ¡Glup!