viernes, 13 de julio de 2012

alfajores santafesinos

Uno de mis alfajores preferidos son los santafesinos, tres capas finitas y crocantes, intercaladas con un rico dulce de leche, bañadas con un glasé azucarado. Nada mejor.


En Buenos Aires no son tan comunes o fáciles de encontrar, por lo tanto, decidí hacerlos yo misma. Y esta receta, a pesar de ser extensa, es sencilla en su procedimiento, y salen muchas (muchas!) tapitas...


Obviamente que depende del tamaño, pero decidí hacerlas chicas para no sentir tanta culpa cuando me coma más de uno!


Les aconsejo leer bien la receta antes de empezar... por ir leyéndola a medida que avanzaba, cometí un error en la mezcla de ingredientes, que pude subsanar, pero ahora me queda la intriga de si habrá alguna diferencia en el producto final, o simplemente es otra manera de hacerlos... la próxima vez los voy a probar tal cual, porque definitivamente esta fue la primera vez que los hice, pero no será la última! Salen riquísimos!


 Alfajores santafesinos


Ingredientes:
2 cucharaditas de levadura prensada
50 gramos y 1 cucharadita de azúcar
1/2 taza de agua tibia
200 gramos de harina
1 pizca de sal
2 yemas
30 gramos de manteca derretida
1 cucharada de gin o grapa

Varios:
Dulce de leche repostero
1 clara batida a nieve
400 gramos de azúcar impalpable
Agua caliente, cantidad necesaria

Procedimiento:
1. Disuelva la levadura en la mitad del agua tibia y la cucharadita de azúcar. Mézclele 1 cucharada de la harina indicada, tape y deje fermentar. Coloque la harina sobre la mesa, hágale un hueco en el centro ponga allí la sal, el resto del azúcar, las yemas, la manteca derretida y el gin o grapa. Una todos los ingredientes agrgándoles de a poco el agua tibia restante, hasta unir todo en un bollo firme, que no se pegotee. Amáselo hasta que quede elástico. Tape y deje descansar 1/2 hora. Estire la masa sobre la mesa enharinada lo más finita posible. Recórtela en forma rectangular y úntele la superficie con la mitad de la levadura fermentada.
2. Doble la masa en tres, encerrando la levadura. Gírela 90º, de modo que los extremos abiertos queden hacia los costados. Pinte la superficie con el resto de la levadura y dóblela en tres. Colóquela en un plato, tápela y deje leudar. Corte un pedazo de masa, estírela finita y recórtela en discos de unos 7 cm de diámetro. Distribúyalos sobre placas enmantecasa y pínchelos. Déjelos leudar y cocínelos en horno caliente hasta que ampollen.
3. Baje la temperatura del horno a mínimo y sígalos cocinando hasta que estén sequitos y crujientes. Cocine las demás tapitas. Ya frías todas las tapitas, únalas de a tres con dulce de leche de repostería para armar los alfajores. Reserve.
4. Mezcle el azúcar impalpable agregándole de a poquito agua hierviendo, hasta obtener un baño espeso. Agréguele la calra a nieve, hasta obtener un baño azucarado fluido que corra por sí solo y cubra. Bañe los alfajorcitos, apóyelos sobre rejillas y déjelos secar a temperatura ambiente.

11 comentarios:

  1. Juli te han quedado impresionantes, con que ganas me los comía con el matecito de la tarde, hace muchísimo que no los hago, voy a probar esta receta que seguro será buenísima.
    Un beso.
    Claudia

    ResponderEliminar
  2. Con lo que me gustan los alfajores, y más los santafecinos, son los mejores!! (sin ofender! jajaj)

    ResponderEliminar
  3. Oh Juli... que te puedo decir yo con toda mi familia oriunda de Santa Fè de la Vera Cruz, donde transcurri una parte importante de mi vida. La lucha entre los Merengo y los Gayalì, una especie de clasico como el de Uniòn-Colòn en Sta.Fè.
    De vuelta a Misiones, viajaban unos cuantos en el baùl y cuando llegaban las encomiendas de mi abuela, eran infaltables!! Los hice èste invierno pues me pegò fuerte la nostalgia, y me saquè las ganas comièndolos y tomando mate! Una entrada maravillosa y con fotos preciosas. Un beso. Sil.

    ResponderEliminar
  4. Como santafesina que soy, no hay algo que ame mas que los alfajores Santafesinos. Siempre que regreso a visitar a mi flia y amigos por allí me traigo una o dos cajas como una especie de premio. No pueden faltar con algunos mates. Ahora que ustedes me pasaron la receta voy a tratar de hacerlos. Después les cuento como salieron.

    ResponderEliminar
  5. ¡geniales! nunca los hice, y sé que son difíciles de conseguir, a no ser que te vayas de viaje, je. me gustó lo de hacer las tapitas chicas para no sentir culpa, je. ¡yo hago lo mismo! :)

    ResponderEliminar
  6. Tienen una pinta realmente apetecibles, el bocado increible...muy buena receta.
    Besos
    Miguel
    lareposteriademiguel.com

    ResponderEliminar
  7. Para comerse miles Juli! Y yo sin culpa, disfrutando cada bocado. Te quedaron perfectos!
    Cariños

    ResponderEliminar
  8. VAmos que están para devorar,así directamente de la rejilla....no sabes lo que es ver esto a 13.000 km....los has más que bordado,esas tapitas,ese glaseado casero es todo un homenaje para los sentidos Juli.Te felicito.

    Me la guardo para el otoño,juro que los hago....ahhhh y ya se donde venden el dulce de leche repostero...menos mal,ya era hora...es que encuentro hasta las galletas Sonrisas,las bananitas dolca y no había manera de dar con el repostero....

    Un besazo

    ResponderEliminar
  9. holaaaaaaaaaaaa estoy recorriendo todo tu blog, me gusta muchísimo todo lo que veo, me instalo ;)

    ResponderEliminar
  10. Hola , queria felicitarte por tu blog , es muy bueno, las recetas son excelentes ! muchas gracias por compartirlas !!!

    ResponderEliminar
  11. MMMM......... yo los haré en España, donde vivo ahora..... es lo que más extraño de Santa Fe

    ResponderEliminar